Mayo de 2018

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
293012345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829303112

Localización

Lectura Bíblica: Romanos 4

Abraham justificado por su fe

1 Entonces, ¿qué diremos que halló Abraham nuestro padre según la carne? 2 Si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué jactarse, pero no ante Dios. 3 Pero ¿qué dice la Escritura? “Abraham creyó a Dios y le fue contado por justicia”. (Gén. 15:6) 4 Al que obra no se le cuenta el salario como favor, sino como deuda. 5 En cambio, al que no obra, pero cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.

La dicha del perdón

6 David habla también de la dicha del hombre a quien Dios atribuye justicia aparte de las obras. 7 Dice: “Dichoso aquel a quien Dios perdona sus maldades y cubre sus pecados. (Sal. 32:1, 2) 8 “Dichoso el hombre a quien el Señor no culpa de pecado”.

Para quién es la dicha

9 ¿Es esta dicha solamente para los de la circuncisión, o también para los incircuncisos? Decimos que a Abraham le fue contada la fe por justicia. 10 ¿Cuándo le fue acreditada? ¿Después que fue circuncidado, o antes? No fue después, sino antes de ser circuncidado. 11 Y recibió la circuncisión por señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo cuando estaba aún incircunciso. Así llegó a ser padre de todos los que creen, aunque no sean circuncidados; para que también a ellos la fe les sea contada por justicia; 12 y padre también de quienes, además de estar circuncidados, siguen los pasos de la fe de nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado.

La promesa cumplida por la fe

13 No fue por la ley, como Abraham y sus descendientes recibieron la promesa de que serían herederos del mundo, sino por la justicia que viene por la fe. 14 Porque si los de la ley fueran los herederos, vana sería la fe, y anulada la promesa. 15 Porque la ley produce ira. Y donde no hay ley, tampoco hay transgresión. 16 Por tanto, la promesa depende de la fe, para que sea por gracia, para que quede asegurada a toda su descendencia; no solo al que es de la ley, sino también al que es de la fe de Abraham, padre de todos nosotros. 17 Pues está escrito: “Te he puesto por padre de muchas naciones”. Él es nuestro padre ante Dios, en quien creyó; el Dios que da vida a los muertos y llama las cosas que no son como si existieran.

Admirable fe de Abraham

18 Abraham creyó, esperando contra toda esperanza, para venir a ser padre de muchas naciones, según le había sido dicho: “Así será el número de tus descendientes”. 19 Y su fe no flaqueó: ni al considerar su cuerpo ya muerto, siendo de casi cien años, ni la esterilidad de la matriz de Sara. (Gén. 15:5) 20 Tampoco dudó, ni desconfió de la promesa de Dios, antes se fortaleció por la fe y dio gloria a Dios, 21 plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido. (Gén. 18:14) 22 Por eso, su fe le fue contada por justicia. 23 Y las palabras “le fue contada por justicia” fueron escritas no solo para Abraham, 24 sino también para nosotros, a quienes será atribuida justicia; esto es, a los que cree­mos en el que levantó de los muertos a nuestro Señor Jesús, 25 quien fue entregado por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación. (Hech. 13:30)

Banners

Destacados

ver más

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL